Nuesr@s jóvenes pasan cada vez más horas conectad@s consumiendo contenidos digitales. Hecho que en sí mismo no es malo porque no da problemas pero sí los genera cuando su uso es excesivo y va en detrimento de otras actividades.

Han disminuido el tiempo de actividades como estudiar , leer, ir al cine al teatro,..mucho  más estimulantes cerebralmente que el mero hecho de ver o seguir otros blogs, subir fotos, divertirse,… Y lo más importante uno de cada cuatro reconocen que dejan de hacer deporte y de dormir..Estas actividades salen perjudicadas al pasar los jóvenes un tiempo excesivo en Internet.

Sólo uno de cada cuatro jóvenes participa“a veces” o “con frecuencia” en foros, misma proporción que quienes mantienen supropia web o blog. Minorías (reseñables aún así), frente a una mayoría de jóvenes que desempeñan un rol más “pasivo” en relación a la creación de los contenidos que circulan y se consumen.

Según la investigaciónJóvenes en la Red: un selfie  realizada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud (FAD) en 2014,los jóvenes manifiestan poca preocupación  por su propia dependencia, creen  que no es “excesiva” pero sin embargo sí creen que un 85% de la gente de su edad depende bastante o mucho de las redes sociales ( un 41% considera que mucho), o sea casi el doble de los que reconocen la dependencia propia
En este mismo estudio en el  que reconocen no sentirse dependientes sí manifiestan sensaciones de saturación .

En un plazo no muy largo  la gente joven  ha generado una necesidad respecto a la tecnología que va más allá de la mera utilidad.

Comúnmente se habla de “dependencia”. De esa enfermedad social  nos habla este enlace ( programa de Salvados de la sexta)
Dependencia de las personas y de las relaciones, pero sobre todo de la propia capacidad de conexión y de interactuar, en la línea de aprovechar al máximo todas las posibilidades y no perder ninguna de las oportunidades que te brindan las TIC.

Ya “no sabemos vivir sin móvil”  es la coletilla , que parece invitar a  la despreocupación.

No creo que vean una ventaja en el riesgo que conlleva la exposición mediática, ni tampoco en la pérdida de intimidad, aunque la vean como un peaje a pagar por “estar ahí” Cuando tantas cosas giran en torno a las redes sociales, y sobre todo cuando lainformación y la actividad generada resulta difícilmente asimilable y manejable (demasiados contactos, demasiadas relaciones de segundo grado, demasiados mensajes por responder, demasiado ruido comunicacional, demasiadas expectativas que cumplir y que contrastar…), todas las ventajas de las TIC pueden llegar a quedar aun lado ante la necesidad de detener el ritmo de la actividad que generan y el tiempo que absorben. 

Los jóvenes necesitan sentirse que forman parte de esas redes. No quieren quedarse al margen de lo que ocurre en la red, no quieren ser " los raritos" pero ,..

En "tu mano" está el poder, tuya es la responsabilidad.

 

  • Viaje Educativo

    No pierdas esta oportunidad de mejorar tu formación

    Lee mas